Blog

Solución quirúrgica sencilla y eficaz para la diabetes y la obesidad. (el Periódico)

La cirugía para la diabetes tipo 2, útil según los expertos.

Se puede y se debe hacer. Esa es la conclusión a la que han llegado la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad en el primer congreso sobre cirugía para el tratamiento de la diabetes tipo 2 celebrado este mes de marzo. Cirujanos y endocrinólogos coinciden en que es útil, aunque recomiendan que se realice sólo por los especialistas en cirugía metabólica.

Los últimos avances en cirugía metabólica han puesto remedio a enfermedades como la diabetes tipo 2 o la obesidad mórbida que afecta a un gran número de personas en nuestra sociedad. Tras un estudio en profundidad de cada paciente, se determina la técnica quirúrgica más adecuada, desde la más compleja como el by-pass, hasta las más sencillas como la banda y manga gástrica o el marcapasos gástrico.

El doctor Jorge Solano, jefe de la Unidad de Cirugía Laparascópica Avanzada del Hospital Quirón Zaragoza, es quien más intervenciones ha realizado en nuestro país para solucionar la diabetes tipo 2, una enfermedad que afecta a cinco millones de personas en España.

 – ¿Qué cirugía es la más eficaz para tratar la obesidad?

- La cirugía de bypass es la que mejores resultados obtiene, tanto a nivel de pérdida de peso como a nivel de solucionar las complicaciones que se asocian a la obesidad: hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, etc. Para someterse a esta operación, la persona debe tener un mínimo de sobrepeso. Lo que hacemos es aplicar la fórmula de índice de masa corporal, que es el peso en kilos dividido por la altura en metros al cuadrado. Ese índice tiene que ser superior a 35 para poder operar al paciente.

-¿En qué consiste la cirugía de la diabetes tipo 2?

- Al margen de la insulina, hay otras hormonas que se forma en el intestino y que provocan subidas en el nivel de azúcar. Esas hormonas se concentra en la parte fina del estómago, en el duodeno y el yeyuno. Lo que se hace con la cirugía es un bypass o cortocircuito para que la comida no pase por ahí, puesto que estas hormonas se estimulan cuando la comida transita por esa parte del intestino. Por contra, estimulamos otras hormonas que se encuentran en la parte final y que bajan el nivel de azúcar.

 -¿En qué pacientes puede realizarse esta operación?

- En un paciente con diabetes tipo 2. Además, tiene que tener cierto grado de sobrepeso, que le sobren 10 o 15 kilos, porque se ha demostrado que cuando hacemos esta cirugía en personas con un peso menor los resultados no son tan buenos.

-¿Esta intervención es la misma que la cirugía de la obesidad?

- No. En la cirugía de la obesidad lo que hacemos es que un paciente pierda mucho peso y, como consecuencia, solucionamos otro tipo de enfermedades asociadas. En la cirugía de la diabetes lo que buscamos es solucionar la diabetes, aunque si que se pierde algo de peso.

 

- ¿Cuáles son la ventajas de someterse a esta operación?

- En Quirón Zaragoza tenemos la mayor casuística de España y el 81% de nuestros pacientes han abandonado tanto la insulina como las pastillas. El 19% restante no necesita insulina, sólo medicación. Otras ventajas son que enfermedades que se asocian con la diabetes, como las tasas altas de colesterol o la hipertensión arterial, se solucionan en la mayoría de los casos tras la cirugía. También las lesiones asociadas a la diabetes: nefropatías, problemas de miocardio en incluso disfunción sexual. No solo se estabilizan, sino que en muchos casos retroceden.

-¿Cuál es el proceso para realizar estas intervenciones?

- El paciente acude a la consulta, dónde se le realiza el historial clínico y un análisis de sangre para comprobar que el páncreas es capaz de generar la calidad mínima de insulina necesaria para la intervención. Si el páncreas funciona, en un sólo día se realizan el resto de pruebas y al día siguiente se puede intervenir al paciente. La intervención es con anestesia general y por laparoscopia. Es una intervención corta (35 ó 40 minutos) y en 48 horas puede irse a su domicilio. Aproximadamente a las tres semanas de la intervención el paciente ya puede llevar una dieta normal e incorporarse a su trabajo.

Fuente: el Periódico

Escrito en: Investigaciones, Noticias

Deja un comentario (0) ↓

Deja un comentario