Blog

Nuevo estudio descubre que las estatinas elevan el riesgo de sufrir diabetes

Estatinas

El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 aumenta con la adherencia a la terapia con estatinas. Este estudio confirma la conexión que otros estudios ya mencionaban. Sin embargo, los beneficios de las estatinas aún superan claramente a los riesgos, según el análisis de este gran estudio basado en un nuevo grupo de población.

Los hallazgos fueron publicados el 26 de junio en Diabetes Care por Giovanni Corrao, PhD, de la división de bioestadística, epidemiología y salud pública de la Universidad de Milano-Bicocca, Milán, Italia, y sus colegas.

El estudio incluyó una base de datos de asistencia sanitaria de 115.709 pacientes tratados con estatinas, utilizando un promedio de seguimiento de 6,4 años por paciente.

“Extiende los hallazgos de anteriores estudios sobre un mayor riesgo de desarrollar diabetes al seguir el tratamiento con estatinas, proporcionando evidencia de una asociación clara entre el tratamiento con estatinas y el riesgo de la aparición de diabetes en un ambiente del mundo real “, afirma el Dr. Corrao y sus colegas.

Pero, también, hay que tener en cuenta, que de las investigaciones basadas en sucesos se deduce “que los beneficios que aportan las estatinas en la reducción de problemas cardiovasculares desbordan claramente al riesgo de la diabetes.”

Naveed Sattar, profesor de medicina metabólica en la Universidad de Glasgow, Escocia, dijo a Medscape Medical News que este estudio apoya la conclusión de un reciente ensayo clínico de la diabetes, llevado a cabo por expertos de la Asociación Nacional de Lípidos de EE.UU. sobre la seguridad de las estatinas.

El Dr. Sattar está de acuerdo con la conclusión del estudio en la relación beneficios-riesgos. “Los beneficios vasculares de las estatinas siguen siendo muy importantes, y hay que recordar que un buen cumplimiento del tratamiento dará lugar a menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Algunos sugieren que el riesgo de diabetes en determinados casos coincidirá con los beneficios, especialmente en un tratamiento con altas dosis de estatinas, pero debemos recordar que prevenir un caso grave de enfermedad cardiovascular es más importante que la posibilidad de desarrollar diabetes. Todos los argumentos deben considerarse” afirmó el Dr Sattar.

No hay diferencia entre la potencia de las estatinas

En el nuevo estudio, los pacientes tenían una edad media de 62 años en el momento de la primera prescripción de estatinas. Ninguno había sido diagnosticado con diabetes antes de ese momento. Durante el seguimiento, el 9,6% de todo el grupo desarrolló diabetes, lo que significa una tasa de 14,9 por 1.000 personas-año.

La adherencia se define por la proporción de días durante el cual el medicamento estaba disponible para el paciente dividido por el número de días de seguimiento, llamada “proporción de días cubiertos (PDC)”. La adherencia fue muy baja (PDC menos de 25%) en 37,1% de los pacientes, baja (25% – 49%) en 20,2%, intermedia (50% – 75%) en 18,4%, y alta (> 75%) en 24,4 % de los participantes.

Tras ajustar por edad, sexo, tratamiento con estatinas de primera línea, el uso concomitante de otras drogas, antecedentes de enfermedades cardiovasculares y la categoría con promedio de índice de morbilidad de Charlson, las razones de riesgo de desarrollar diabetes en comparación con el grupo de muy baja adherencia fueron 1,12 para la baja adhesión, 1,21 para la intermedia, y 1.32 para alta adherencia. Todos eran estadísticamente significativos (intervalos de confianza del 95% no incluyeron 1).

Las estatinas utilizadas por los participantes incluyeron la simvastatina, pravastatina, fluvastatina, atorvastatina y rosuvastatina (Crestor, AstraZeneca): un análisis por separado de las estatinas de alta potencia frente a las de baja potencia no mostraron una diferencia estadísticamente significativa en el efecto de estatinas sobre el riesgo de sufrir diabetes.

Cálculo Beneficio-Riesgo

Basándose en los datos, los autores estiman que alrededor de 280 pacientes tendrían que ser tratados de forma continua para causar 1 caso de diabetes al año.

Por el contrario, un meta-análisis de los 7 ensayos controlados aleatorios encontró que las estatinas disminuyeron 1 caso de enfermedad cardiovascular y cerebrovascular por cada 40 pacientes tratados.

“Por lo tanto, la protección frente a enfermedades cardiovasculares que ofrecen las estatinas parece superar notablemente el aumento de la incidencia de la diabetes” afirman el Dr. Corrao y sus colegas del estudio.

El Dr. Sattar dijo a Medscape Medical News: “En esencia, el efecto de las estatinas en la diabetes es real. El mensaje clave para los médicos es reiterar firmemente que los pacientes pueden compensar el riesgo de la diabetes al iniciar el tratamiento con estatinas, cuidando la alimentación y cambiando el estilo de vida.”

Enlace al estudio publicado en Diabetes Care: http://care.diabetesjournals.org/content/early/2014/06/19/dc13-2215.abstract

Escrito en: Noticias

Deja un comentario (0) ↓

Deja un comentario