Blog

Estudios sobre consumo de frutos secos para la diabetes tipo 2

Múltiples estudios relacionan el consumo de frutos secos con una disminución del riesgo de padecer diabetes y otras enfermedades.

Si en algo están de acuerdo médicos, endocrinos e investigadores, es en el beneficio que aporta incluir los frutos secos en cualquier dieta, incluido en la de los diabéticos. Pero leyendo varios artículos en algunos medios de investigaciones y estudios, sobre el consumo de frutos secos y su repercusión en la prevención de enfermedades como la diabetes, observo que dan información incompleta pudiendo llevar a equívoco a los lectores.

Así que, antes de lanzarnos como locos a comer nueces analicemos con más detalle algunas de esas investigaciones.

Según varios estudios publicados en el 2014 por AJCN (The American Journal of Clinical Nutrition), considerada una de las 100 publicaciones más influyentes de biología y medicina del mundo, el consumo continuado de nueces se ha asociado anteriormente con una disminución en el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 o mortalidad por otras causas, pero los resultados no han sido consistentes.

En uno de estos estudios, se analizaron a 12.655 diabéticos tipo 2, 8.862 con enfermedades cardiovasculares, 6.623 con cardiopatía isquémica, 6478 pacientes con derrames cerebrales y 48.818 casos de mortalidad. El meta-análisis indicó que el consumo de nueces se asoció inversamente con la CI (Cardiopatía Isquémica), las enfermedades cardiovasculares y todas las causas de mortalidad, pero no se asoció significativamente con la diabetes ni con los derrames cerebrales. La asociación inversa entre el consumo de frutos secos y la diabetes se atenuó después de ajustar el índice de masa corporal. En cualquier caso, los resultados respaldan las recomendaciones para incluir frutos secos como parte de una dieta saludable para la prevención de enfermedades crónicas.

http://ajcn.nutrition.org/content/100/1/256.full?sid=3104619a-b723-4c0d-bae3-69241c8835fa

En otro estudio con una gran muestra de pacientes, se llegaban a conclusiones similares, afirmando que un mayor consumo de frutos secos se asoció con un menor riesgo de enfermedad arterial coronaria e hipertensión; pero no, con los accidentes cerebrovasculares o la diabetes tipo 2. Dichos ensayos aleatorios controlados están garantizados para confirmar dichas asociaciones observadas.

http://ajcn.nutrition.org/content/100/1/270.full?sid=3104619a-b723-4c0d-bae3-69241c8835fa

En la Unidad de Nutrición Humana de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de Reus (Tarragona), se realizó un estudio para saber si los frutos secos podían mejorar la resistencia a la insulina en personas con el síndrome metabólico (el síndrome metabólico es conocido por ser un factor de riesgo para enfermedades cardíacas y la diabetes). Aunque, el estudio se realizó únicamente con 50 personas durante 12 semanas, en comparación con otros estudios es una muestra pequeña. El estudio se publicó en diciembre del 2009 en el NMCD (Nutrition, Metabolism & Cardiovascular Diseases) y podéis verlo al completo en el siguiente enlace:

http://www.nmcd-journal.com/article/S0939-4753(09)00193-8/abstract

Los investigadores del Centro de Agricultura de la Universidad de Louisiana descubrieron que el consumo de nueces está relacionado con menores niveles de un marcador llamado proteína C-reactiva, la cual se asocia a enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades crónicas y mayores niveles de lipoproteínas de densidad alta (HDL), el conocido como “colesterol bueno”. La investigación incluyó a 13.292 adultos y se analizaron sus dietas durante 5 años (entre 1999 y 2004). Entre otras cosas, observaron que la prevalencia del síndrome metabólico entre las personas que consumían frutos secos fue de un 5% más bajo que los que no los consumían.

La Asociación Americana de Diabetes “Diabetes Care” publicó en junio de 2011 un estudio en el que concluía que dos onzas de nueces al día, como reemplazo de alimentos con carbohidratos, mejoran tanto el control de la glucemia como los lípidos séricos en la diabetes tipo 2. El estudio se realizó con 117 diabéticos durante 3 meses.

http://care.diabetesjournals.org/content/early/2011/06/02/dc11-0338.abstract

Conclusión

Como en todo lo relacionado en la alimentación, los extremos no son aconsejables pero, es evidente que en la dieta de los pacientes con diabetes tipo 2 (y en cualquier persona) es muy recomendable incluir los frutos secos. No obstante, lo realizaremos siempre de una forma moderada. No debemos olvidar que los frutos secos como las nueces, aunque contienen ácidos grasos omega-3, fibra o vitamina E también tienen muchas calorías. Por lo tanto, debemos añadirlos con cuidado en una dieta equilibrada.

Escrito en: Investigaciones

Deja un comentario (1) ↓

0 Comentarios

Deja un comentario