Blog

Pan para diabéticos – Estudios científicos

pan-diabeticos
En la elaboración de la dieta de un diabético, debemos tener presente las cantidades de los alimentos con hidratos de carbono. El pan, al componerse principalmente del almidón, tiene un alto contenido de hidratos por lo que deberá consumirse con cierta moderación. Pero como veremos en el presente artículo, algunos de sus beneficios son interesantes para la diabetes de tipo 2 y la obesidad si sabemos adaptarlo a la dieta y elegimos correctamente el tipo de pan.

Pan blanco e integral

Un informe del proyecto SUN presentado en el Congreso Europeo sobre la Obesidad (Bulgaria), elaborado por el profesor Miguel Martínez-González, director del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, estudió a 9.000 universitarios españoles durante 5 años para evaluar el impacto del pan sobre el estado de salud.

El estudio concluía que el consumo en conjunto de pan blanco y de pan integral no se asoció con un mayor aumento de peso. En cambio, la ingesta de solamente pan blanco se relacionó directamente con un riesgo mayor de padecer sobrepeso y obesidad. Así, las personas que consumían dos o más raciones diarias de pan eran un 40% más propensas a desarrollar sobrepeso que los que consumían únicamente una ración a la semana o menos.

Por otro lado, no se observó una asociación significativa entre el consumo de pan integral y la obesidad.

“El problema es que el pan blanco se prepara con harina altamente refinada que es absorbida rápidamente por el organismo, como pasa con el azúcar,” dijo el profesor Martínez-González. “Es equivalente a un consumo excesivo de azúcar. Tal como sucede con los refrescos, los azúcares se transforman rápidamente en grasa en el organismo “.

“Sería recomendable consumir pan integral en vez de pan blanco. El contenido en fibra, otros micronutrientes y una absorción más lenta de los carbohidratos podría explicar que el consumo de pan integral no se asocie con la obesidad”, añadió.

El pan simbiótico disminuye los triglicéridos y aumenta el colesterol (HDL)

Un estudio llevado a cabo por el Centro de Investigación de Bioquímica y Nutrición en Enfermedades Metabólicas de la Universidad de Ciencias Médicas de Kashan (República Islámica de Irán) afirma que el consumo de pan simbiótico (una combinación de prebióticos y probióticos) disminuye los niveles de triglicéridos y VLDL a la vez que aumenta los niveles de HDL en el suero de los pacientes con diabetes tipo 2.

Este estudio se realizó para evaluar los efectos del consumo diario de pan simbiótico en los perfiles de lípidos en la sangre de pacientes con Diabetes Mellitus 2. El ensayo clínico se realizó con 78 pacientes diabéticos, con edades entre 35 y 70 años, durante 8 semanas. El pan simbiótico contenía Lactobacillus sporogenes probióticos viables y resistentes al calor (1 × 10 (8) CFU) y 0,07 g de inulina (HPX) como prebiótico por 1 g. El pan probiótico contenía L. sporogenes (1 × 10 (8) CFU) por 1 g.

Se pidió a los pacientes que consumieran panes probióticos, simbióticos y panes de control tres veces al día en un paquete de 40 g (un total de 120 g/día). Las mediciones bioquímicas, incluyendo perfiles de lípidos en sangre, se realizaron antes y después de las 8 semanas de intervención. El Consumo del pan simbiótico, en comparación con los panes probióticos y de control, condujo a una disminución significativa en el suero TAG (P = 0,005), VLDL-C (P = 0,005), TC / HDL-C (P = 0,002) y un significativo aumento en los niveles de HDL-C en suero (P = 0,01). No se observó ningún efecto significativo en el consumo de pan simbiótico en los niveles de FPG, TC, LDL-C y de los no-HDL-C en comparación con los panes probióticos y de control (P> 0,05).

Tipos-de-pan-diabetes

El consumo de pan enriquecido con beta-glucano reduce el LDL-colesterol y mejora la resistencia a la insulina en pacientes con diabetes tipo 2.

Estudios anteriores han demostrado que el beta-glucano de fibra dietética soluble en agua, un componente natural de la avena, reduce el colesterol y la hiperglucemia postprandial. El objetivo de un estudio con 46 pacientes con diabetes tipo 2 de la Universidad Médica de Atenas fue investigar el efecto del consumo de pan enriquecido con beta-glucano en el perfil de lípidos y glucosa en la homeostasis de los pacientes con diabetes tipo 2 (DM2).

Este estudio concluía que el pan enriquecido con beta-glucano, frente al consumo de pan blanco, puede contribuir a la mejora del perfil de lípidos y la resistencia a la insulina en pacientes con diabetes tipo 2.

Pan de Maíz

A medida que aumenta la población que padece celiaquía, aumentan también las alternativas al pan de trigo.

El pan elaborado con harina de maíz tiene un alto contenido en fibras, vitaminas y minerales como el calcio o potasio. Pero al igual que el pan de harina de trigo, el pan de maíz contiene gran cantidad de carbohidratos, así que deberemos tenerlo muy en cuenta.

Pan de arroz

Un tipo de pan muy popular en Japón. Y precisamente de ese país, más concretamente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Osaka, es el estudio que afirma que el consumo de arroz no está asociado con el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Pero según publicaba la Escuela de Salud Pública de Harvard, el consumo regular de arroz puede aumentar el riesgo de padecer diabetes de tipo 2. En dicho informe se analizaban estudios anteriores en los que participaron 352.000 personas de Japón, China, EEUU y Australia que fueron analizados entre 4 y 22 años. Descubrieron que las personas que comían 3 o 4 raciones de arroz al día eran 1,5 veces más propensas a tener diabetes que las que comían menos. Esto es causado porque el arroz tiene un índice glucémico alto.

Pan de altramuz

Como pudisteis leer en el artículo sobre los altramuces, un estudio realizado en Australia mostraba que las personas que consumían alimentos como el pan elaborado con harina de altramuz, tenían la presión más baja en la sangre y una mejor sensibilidad a la insulina, además de ayudar al control del apetito con un efecto saciante.

La conclusión de este artículo, como de otros que podéis leer en nuestro blog, es sencilla y quizás algunos piensen que obvia: los diabéticos pueden consumir casi cualquier tipo de alimento pero con especial moderación aquellos que tiene un alto índice glucémico. La dificultad seguramente resida en la fuerza de voluntad y la constancia del paciente a la hora de seguir una dieta saludable.

Escrito en: diabetes

Deja un comentario (0) ↓

Deja un comentario